Alcalá la Real

Enclave estratégico en la historia de Andalucía. La ciudad emociona al viajero por su hospitalidad y sobriedad. En la Fortaleza de la Mota, dominando el horizonte, descubrirás el Centro de Interpretación Vida en la Frontera: vanguardia y tradición se funden en una experiencia única que no olvidarás.

A partir del 713, año de ocupación musulmana, este enclave experimentó un gran desarrollo, siendo prueba de ello la gran cantidad de restos arqueológicos con los que cuenta el municipio, destacando sobre todos la fortaleza de la Mota. Dada su fisonomía, Alcalá la Real fue llamada al-Qalat (la fortaleza) de ahí su nombre actual.

El apogeo de su pasado andalusí se produjo en el siglo XII bajo el protectorado de la familia Banu Said. Ya en el Siglo XIII Alcalá fue pasando alternativamente de manos cristianas a manos árabes, dada su situación estratégica en primera linea de frontera. Finalmente fue tomada por Alfonso XI en el año 1341, quedando bajo control directo de la corona que estableció en ella una abadía de patronato real y la convirtió en su principal plazat para emprender la conquista de Granada.

Actualmente cuenta con una población de 23.000 habitantes.

Que ver: 

Sin duda la FORTALEZA DE LA MOTA, es el conjunto monumental más emblemático de la ciudad en cuyo interior encontramos el Castillo, la Iglesia Mayor Abacial y diversos restos arqueológicos. Testigos del enclave estratégico que tuvo la ciudad son la red de ATALAYAS que rodean a Alcalá. En la arquitectura civil destacan entre otros, EL PALACIO ABACIAL, EL AYUNTAMIENTO Y EL PILAR DE LOS ÁLAMOS. De especial importancia son las numerosas ERMITAS ubicadas principalmente en el pintoresco Barrio de las Cruces.

Semana Santa y Fiestas Religiosas: 

La SEMANA SANTA de Alcalá la Real posee un carácter propio lleno de matices y originalidad. Su principal característica es la unión de la religiosidad con la algarabía popular plasmada en sus pasos mímicos escenificados o pregonados. Los pregoneros enlutados vocean una composición mezcla de poesía y prosa, con entonación y musicalidad peculiares. Las diversas calles y plazas de la villa sirven de escenario a los ejércitos de judíos, sayones y romanos. Los Apóstoles recorren la ciudad bajo el sonido de tambores roncos y trompetas de hojalata. Además Alcalá la Real es cuna de importantes imagineros como Pablo de Rojas y Martínez Montañés.

Gastronomía: 

La gastronomía alcalaína es variada estando muy ligada a sus tradiciones y fiestas. Ejemplos son su rica repostería y los productos derivados del cerdo. De entre todos ellos destacamos el arroz caldoso y la secretaria. Tienen especial importancia los VINOS naturales de la tierra, el ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA con Denominación de Origen Sierra Sur de Jaén y la fabricación artesanal de QUESOS de cabra, frescos y curados, así como sus derivados.

Artesanía: 

Legado de otros tiempos permiten mantener diversas manufacturas, resaltando la CERÁMICA esmaltada de estilo local/granadino o las ornamentales VIDRIERAS EMPLOMADAS. Muy apreciados son los BORDADOS DE MANTILLAS Y TULES, y especialmente los relacionados con VESTIDURAS RELIGIOSAS y DE COFRADÍAS, realizadas por monjas dominicas y también por encajeros del municipio. Una nueva artesanía en auge es la relacionada con la COSMETICA NATURAL.

Folclore: 

Alcalá la Real ha sabido conservar sus tradiciones e incrementarlas adaptándose a los nuevos tiempos. Entre las tradiciones de sabor añejo podemos disfrutar, a finales de febrero del desenfado de los CARNAVALES; el 18 de Marzo LA NOCHE DE LOS TAMBORES en las Hogueras de San José; LA FIESTA DE SAN JUAN, el 24 de junio, con la quema de la bruja; la FERIA CHICA DE SAN ANTONIO (13 de junio) o la FERIA REAL DE SAN MATEO a finales de septiembre. Como moderna y nueva tradición, a finales de julio se celebran LOS ENCUENTROS ÉTNICOS EN LA SIERRA SUR (ETNOSUR), una oportunidad multicultural de disfrutar durante tres días de diversas actividades musicales, teatrales, y gastronómicas de todo el mundo.

Naturaleza: 

Alcalá la Real se engloba dentro de los territorios béticos andaluces, caracterizándose por presentar una gran diversidad de paisajes y ecosistemas. Caben destacar formaciones como LOS TAJOS, impresionantes cortados rocosos bajo los que la vegetación natural se conserva como muestra de lo que en un tiempo eran los bosques mediterráneos del sur de la Península Ibérica. También es interesante descubrir la zona de LOS LLANOS, amplia meseta donde la vegetación arbórea está ausente y donde destacan las numerosas acumulaciones de piedras o majanos que le otorgan al territorio un aspecto lunar.

Organiza tu viaje: 

¿Te apetece comer en un restaurante o quizás tapear? ¿Quieres dormir en un hotel o tal vez una casa rural? Descubre todas las opciones que te ofrece Alcalá la Real.

Que Hacer Donde Dormir Donde Comer